Dolor Articular

Condromalacia (área de rodilla)

En esta enfermedad que afecta a personas jóvenes, se produce un reblandecimiento del cartílago de la rótula.

El cartílago se desprende del hueso en donde descansa, produce inflamación y dolor intenso. Si el proceso continúa a lo largo de los años puede llegar a desprenderse en forma de úlceras articulares y terminar en una temprana artrosis.

Su origen puede estar relacionado con el uso excesivo (deportes de impacto, obesidad, etc.), traumatismos, alineamiento anormal de la rótula y el fémur.

Sus síntomas son:

  • ensación de chirrido o roce al extender la rodilla
  • dolor después de estar sentado por tiempo prolongado, dolor que empeora al subir y bajar escaleras
  • sensación de bloqueos e incapacidad para extender la rodilla al incorporarse

La infiltración con ozono y particularmente con factores de crecimiento, mejora sustancialmente la enfermedad alejando la posibilidad de artrosis e invalidez.

Epicondilitis (área del codo)

La epicondilitis es una patología caracterizada por dolor en la cara externa del codo, como resultado de una tensión mantenida o por sobreesfuerzos repetidos. Aunque es denominada “codo de tenis” o “codo del tenista”, esta patología no se restringe a los jugadores de tenis. Las molestias ocasionadas por la hiperextensión del codo, de cualquier causa, se pueden clasificar como epicondilitis.

Cualquier persona que realice trabajos que impliquen movimientos repetidos de antebrazo, codo y muñeca es susceptible de sufrir epicondilitis. Se producen desgarros pequeños y repetidos en el tendón que producen dolor.
La infiltración con ozono y factores de crecimiento tanto del epicóndilo como de la epitráclea del codo pueden erradicar la inflamación y el dolor del codo.

Hombro Doloroso

Se trata de un problema que afecta entre un 4 a 7% de la población, siendo más frecuente en hombres. Su comienzo suele ser insidioso y lento. Las causas pueden ser muy diversas, pero las más frecuentes son las lesiones del tendón del músculo supraespinoso, la tendinitis de la porción larga del bíceps y el llamado síndrome subacromial.

El tendón supraespinoso, junto con los tendones del infraespinoso y redondo menor, forman el llamado “manguito de los rotadores”, una estructura que protege la articulación y que con frecuencia se lesiona.
El dolor aparece cuando se levanta el brazo. Por las noches el dolor impide tomar adoptar posiciones cómodas para dormir. Como los tendones son estructuras muy poco vascularizadas, con poca irrigación sanguínea, este tipo de lesiones no muestra ninguna tendencia a la curación espontánea, al contrario, tienden a la cronificación.
He aquí la importancia de la infiltración con ozono y factores de crecimiento. La combinación de estas terapias aporta mayor riego sanguíneo, soluciona la inflamación y previene la artrosis prematura de la articulación.

Escríbenos