Fibriomialgia

Lamentablemente la fibromialgia es una enfermedad cada vez más frecuente en nuestra sociedad occidental y de gran trascendencia femenina. Su curso es crónico y de difícil abordaje, ante la que los especialistas nos vemos impotentes para combatirla, aunque mucho se puede hacer para mejorar la calidad de vida del o la paciente.

Sus causas son aún desconocidas. Son muchos los trabajos que evalúan las variables psicosociales como posibles agentes causales de dolor y fatiga crónica. En general los resultados muestran que no existe evidencia de alteración psicopatológica en las personas que padecen el problema, sugiriendo que la implicación de estos factores puede estar en las formas de adaptación al mismo (Pastor, López-Roig, Rodríguez-Marín y Juan, 1995).

Se han encontrado evidencias de una baja en los niveles de serotoninas en las personas fibromiálgicas. Además se ha visto que la placa motora (que es donde se conecta el nervio al músculo para darle órdenes) presenta una alteración de su oxigenación. De ahí que la OZONOTERAPIA sea tan útil en estos casos.

Se calcula que en España unas 800.000 personas sufren de esta enfermedad de las cuales entre un 80 y 90% son mujeres de 30 a 50 años.

La fibromialgia responde a una especie de reumatismo no articular con dolor crónico en los músculos, ligamentos y tendones. Se caracteriza por un dolor músculo-esquelético generalizado, con sensación dolorosa en unos puntos determinados (puntos diana). Además están presentes la fatiga acentuada, entumecimiento matinal, alteraciones del sueño, hormigueos en extremidades, jaquecas, depresión y ansiedad.

Los pacientes se encuentran en un círculo cerrado y vicioso del que no se puede salir sin ayuda, porque a la patología se le suma la depresión en que la mayoría están sumidos.

Su diagnóstico no es difícil si se le conoce, y es exclusivamente clínico. Desgraciadamente la realidad de estos pacientes es muy dura, son diferidos a diferentes especialistas, y sometidos a exploraciones complementarias innecesarias, ya que todas ellas serán “normales” y no explicarán lo que a la paciente le sucede. Al final la paciente se verá en la obligación de escuchar “Señora usted no tiene nada”, “todo es de los nervios”, creando inmediatamente una absoluta incomprensión de su situación.

La ozonoterapia constituye un importante y valioso complemento en el tratamiento de esta patología. En concreto el ozono:

  • Mejora la oxigenación celular. Los eritrocitos desagregados y suavizados son capaces de absorber y transferir O2, entre otros factores, por la mayor superficie de contacto libre de deformabilidad. La presión arterial aumente y la PO2 venosa disminuye mejorando la oxigenación celular. Se observa un incremento en el 2,3 DPG, lo que facilita la cesión de oxígeno atrapado en la oxihemoglobina en los glóbulos rojos.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Incrementa la eficiencia del sistema enzimático antioxidante, el cual controla el exceso de radicales libres en el cuerpo. Disminuye el cansancio y la fatiga.
  • Disminuye el cansancio y la fatiga.
  • Atenúa el dolor.
  • Aumenta la producción de serotoninas, por lo tanto mejora el estado anímico y general del paciente.
  • Potencia el sistema inmune.

Tratamiento

La aplicación del ozono se realiza mediante infiltraciones intramusculares a lo largo de la musculatura paravertebral y puntos de dolor. Se combina con un tratamiento sistémico de aplicación del ozono, ya sea vía sanguínea (autohemoterapia mayor) o rectal.

Nuestro protocolo también contempla la terapia neural, que potencian los efectos del ozono obteniendo resultados de bienestar más rápidos y naturales. La terapia no es dolorosa.

Se recomienda al paciente realizar cualquier ejercicio aeróbico suave, de preferencia la natación en aguas cálidas y masajes de relajación de forma sistemática. Los resultados son positivos y muy esperanzadores. Esta técnica es completamente inocua, mejora ostensiblemente la musculatura paravertebral, disminuyendo el dolor y la contractura.

La calidad de vida paciente mejora mucho consiguiendo hacer una vida más normal, evitando así la invalidez.

Escríbenos